2

En busca de la Fontana di Trevi

4 Flares 4 Flares ×

Mientras vas paseando por Roma y cuando menos te lo esperas, aparece la Fontana di Trevi, una de las fuentes más grandes, bonitas y emblemáticas, casi enclaustrada entre las callejuelas de la ciudad.

Fontana di Trevi

Cuando piensas en este monumento y ves las primeras fotos, te lo imaginas en medio de una enorme plaza, rodeado de espacio por todos los lados para dar cabida a una fuente de tal magnitud. ¡Pues nada más lejos de la realidad! Está insertada con calzador entre unas pequeñas calles del centro de Roma, con lo que a veces resulta hasta complicado encontrarla. Y sólo con pensar que mide unos 20 metros de ancho y unos 25 de alto, podéis imaginar que la sensación es de falta de espacio.

Está situada a escasos minutos de la Plaza de España y de la Plaza Navona, y la estación de metro más cercana es Barberini. Se construyó en el siglo XVIII y representa a Océano sobre un carruaje en forma de concha guiado por tritones y caballos marinos.

Siempre abarrotada de gente, tendréis que abriros paso para echar la tradicional monedita para aseguraros el retorno a la ciudad, aunque si lo que queréis es encontrar a vuestro gran amor tendrán que ser dos monedas, incluso tres si lo que queréis es casaros. ¡Si es que estos italianos se las saben todas! De todos modos, hay que decir que las monedas que se extraen cada año de la fuente se destinan a fines benéficos.

Fontana di Trevi de noche

Roma es una ciudad bastante calurosa, así que tendréis la excusa ideal para entrar en una de las heladerías que hay alrededor de la fuente y probar alguno de los helados más buenos de la ciudad. ¡Recuerdo comer uno de limón que estaba riquísimo! Os recomiendo que le hagáis un par de visitas: durante el día, a la luz del sol y cuando haya oscurecido, ya que de ese modo la veréis iluminada y os ahorraréis el calor del día, especialmente si vais en verano.

Actualmente están llevándose a cabo trabajos de restauración, con finalización prevista para finales de 2015. Se ha colocado una pasarela para permitir al visitante acercarse más a la fuente, aunque no dejará de ser una incomodidad para el turista, que no la verá de la manera más adecuada.

La Fontana di Trevi es uno de esos lugares de visita obligada si estás en Roma, la fuente en sí es muy bonita, aunque el entorno puede resultar algo decepcionante. De todos modos os recomiendo su visita. Además, alrededor tiene muchos atractivos para visitar, como la Plaza de España, la Plaza del Popolo, la Plaza Navona o la Plaza Venecia, o incluso el Foro Romano y el Coliseo a unos veinte minutos caminando.

¿Os animáis a visitarla?

 

4 Flares Twitter 0 Facebook 4 Google+ 0 4 Flares ×

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.